TARTA DE QUESO Y GROSELLAS

Es una tarta cheesecake. Una tarta de queso que no necesita horno.
En esta ocasión la hemos coronado con una gelatina transparente, que encierra unas vistosas grosellas.


INGREDIENTES

  • 350 gramos nata líquida
  • 350 gramos crema de queso
  • 40 gramos azucar
  • 12 gramos gelatina neutra
  - PARA LA BASE
  • 90 gramos galletas
  • 50 gramos mantequilla
  - PARA LA PARTE SUPERIOR
  •  100 gramos grosellas
  •  20 gramos azucar
  •  5 gramos gelatina neutra
  •  130 mililitros agua



ELABORACIÓN

Triturar las galletas y mezclar con la mantequilla en punto pomada.
Cuando tenemos una pasta blanda, la ponemos sobre el fondo del molde de nustra tarta (molde desmoldable). Cubrimos bien todo el fondo.
Metemos a frigo durante 30 minutos.
Calentar la nata a fuego medio y añadir la crema de queso. Remover hasta que se disuelva.
Añadir el azúcar y disolver también. Pasar por chino.
Hidratar la gelatina y disolver en la mezcla anterior que todavía está caliente.
Verter encima del molde ya frio de la tarta y meter al frio 12 horas.
Posteriormente, para la parte superior, hidratar la gelatina restante y añadirla al agua caliente junto con el azucar y disolver todo.
Desgranar la grosella y ponerla encima de la tarta, añadiendo el líquido gelatinado y metiendo a enfriar nuevamente 3 horas mas.
Ya lo teneis.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate